En qué se puede parecer tu stand a un restaurante de comida rápida (y cómo evitarlo)

25 septiembre 2015|Durante la feria, Marketing Ferial|

Puede que de primeras sea difícil ver similitudes entre dos mundos tan dispares como son el del marketing ferial y el de la comida rápida). Sin embargo, observando con atención estas similitudes no son tan descabelladas y, es más, seguro que todo aquel acostumbrado a trabajar en el mundo ferial se ha topado con ellas.

  • Foto vs realidad

Cuando vamos a un restaurante de comida rápida, es cuanto menos curioso comparar la foto de la comida con lo que finalmente recibimos. Es algo a lo que ya estamos acostumbrados y asumimos. El mismo paso puede ser visto en el mundo ferial, que aunque si es menos común, es mucho más desastroso. Este caso se puede dar cuando nos presentan un stand complejo, y más aún si el diseñador y los encargados de montaje no son la misma empresa. Otro aspecto complicado es el uso de tecnología cuando no está bien testada, ya que un fallo en este ámbito también restará mucho al stand.

Cómo evitarlo: Lo primero es ser realista. Si nos presentan en el diseño algo que parece complicado de realizar, habrá que asegurarse de que sea realizable, o en caso contrario buscar una opción más sencilla. Además, si tu proveedor se encarga tanto del diseño como del montaje, te evitarás muchas sorpresas en el resultado final.

  • Personal poco profesional

Siendo esto, por suerte, la excepción en vez de la norma, aun así no es raro encontrar gente que no desempeña bien su trabajo. Empleados despistados, errores en los pedidos o comida que termina siendo no tan rápida, y siendo la temporalidad del trabajador uno de los principales factores. En una feria podemos tener el mismo problema, teniendo comerciales que no desempeñan bien su trabajo. Aquí, los principales males pasan por no tener una actitud receptiva y dispuesta ante clientes: personal distraído, sentado, mirando el móvil o hablando con otros compañeros.

Si el personal de un stand no está en actitud receptiva (o peor aún, ¡comiendo!) ten por seguro que nadie se acercará a preguntarle nada

Cómo evitarlo: Lo más recomendable es poder estar el máximo tiempo posible en tu stand supervisando y, ante todo, dando ejemplo. Aparte de esto, siempre será bueno contar con profesionales bien seleccionados, darles una formación previa sobre la compañía (o la venta en feria si son empleados de la empresa) y mantener reuniones para revisar objetivos y corregir actitudes. Por último, un sistema de incentivos por objetivos es una medida que siempre arroja buenos resultados.

  • Incentivos

En una feria es habitual el uso de incentivos, al igual que en este tipo de restaurantes (especialmente en los menús infantiles). Por desgracia, muchas veces ambos regalos tienen dos cosas en común: son repetitivos y tienen una calidad pésima. Es posible que el tridente formado por bolígrafos, carpetas y bolsas cubra los regalos del 90% de los participantes. De esos, el único que ofrece una utilidad más allá de la feria es el bolígrafo, y esta suele ser por un tiempo limitado (el último bolígrafo que traje de una feria me ha durado tres semanas.

Cómo evitarlo: no es necesario gastarse una gran cantidad de dinero en regalos, pero si tirar un poco de creatividad. Busca un regalo original y que sea útil o atractivo para tu público objetivo, como explicamos hace unos días en este otro post.

En Tridente Image Builders llevamos más de 28 años diseñando y construyendo stands, y además ofrecemos un completo plan de marketing ferial adaptado a tu proyecto para que todo salga según lo planeado. Si tienes un evento o feria en la agenda de tu empresa, no dudes en contactar con nosotros.

Si te interesa el Marketing ferial, suscríbete aquí para no perderte ningún post. te avisaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

Deja un comentario