Los 13 Tipos de Vendedores que no Quiere en su Stand

9 octubre 2012|Marketing|

¿Qué hizo qué? ¿Qué dijo qué? ¡Y encima en nuestro stand!

Se sorprendería de los malos comportamientos que tienen algunos vendedores en un stand durante una feria o un evento. O quizás no, si por desgracia lo ha visto con sus propios ojos. Cuando un vendedor desarrolla mal su labor en un stand, deteriora la imagen de su compañía, haciendo perder más negocio del que genera.

Lamentablemente, siempre ha habido, y siempre habrá gente así. Aquí le presentamos una lista, con un poco de humor, de vendedores que le gustaría no tener en sus stands.

  1. El charlatán: El charlatán pasa la mayor parte de su tiempo en el stand hablando. Pero en vez de tener conversaciones concisas con clientes o prescriptores, pasará esas horas (pagadas) hablando con otros comerciales, directivos de la empresa o cualquier víctima que quiera escucharlo. Y así seguirá mientras no tenga que conseguir ventas o clientes.
  1. El cañón antidisturbios: No necesitará un cañón de agua antidisturbios para echar a sus visitantes del stand, ya lo hará esta persona. En vez de hacer buenas preguntas, escuchar  necesidades y responder de forma adecuada, hablará sin parar como si un chorro de palabras saliera de su boca, dando mensajes irrelevantes, ofendiendo a los visitantes de su stand y echando a perder su inversión al mismo tiempo.
  1. El poste: Ser introvertido no es una barrera para ser buen vendedor en un stand, el problema es la falta de coraje para iniciar una conversación con los asistentes que pasan. El poste está ahí, inmóvil, esperando en el borde del stand y mirando a la gente que pasa, pero sin iniciar una conversación. Sólo conseguirá una pequeña parte de los contactos que se espera.
  1. El pesimista deprimente: Hay gente que ve el vaso medio lleno y gente que lo ve medio vacío, pero el pesimista deprimente lo ve siempre vacío. Estas personas ponen en peligro la imagen de su compañía y dañan el ánimo del resto del personal con sus continuas quejas sobre absolutamente todo. No son precisamente una luz que ilumine a los demás.
  1. El hombre invisible: Cuando no está destruyendo la imagen de marca con su bajo rendimiento, el hombre (o mujer) invisible no aparece por el stand, dejando al resto de personal una mayor carga de trabajo y disminuyendo la cantidad de clientes que se consiguen. Aún es peor si el hombre invisible tiene conocimientos o tareas esenciales, como la demostración de un nuevo producto.
  1. El fantasma: Al contrario que el hombre invisible, él fantasma sí está físicamente en el stand. Bueno, si… pero no. El fantasma siempre está con el móvil, el ordenador, u ocupándose de otras tareas que no son atender el stand. Así que los visitantes le ven, pero no pueden relacionarse con él.
  1. El escáner: El escáner está obsesionado con conseguir muchos contactos, por lo que incansablemente persigue a los visitantes para conseguir su tarjeta, pero falla en captar su atención. Solo sigue escaneando a la siguiente persona, y a la siguiente y a la siguiente… al final consigue muchos contactos, pero ninguno de calidad.
  1. El robot: El robot es incapaz de establecer una conexión emocional con los visitantes para saber que les preocupa, o para mejorar la relación de la compañía con esa persona. El robot sólo está cómodo hablando de especificaciones, datos técnicos y hechos. Aunque los detalles técnicos son importantes, hace falta contacto humano para que los visitantes se sientan bienvenidos.
  1. El ladrón: El ladrón roba contactos y ventas, embolsándoselos sin informar de que se han conseguido en la feria, por lo que altera las mediciones de los resultados que haga la compañía sobre ella. Peor aún, roba contactos de fuera de su territorio de ventas, abarcando todo lo que puede.
  1. El bulto: El bulto es una masa inerte de músculos y huesos. Se sienta en el stand con la mirada perdida y sin hacer nada. El bulto no conecta con los visitantes ni habla con la gente, solo sujeta un bolígrafo y responde a las preguntas con monosílabos o un gruñido.
  1. El acosador: ¡Eh! ¡El Acosador Es Imparable! ¡Agarra A La Gente Y La Saca Del Pasillo! ¡No Acepta Un No Por Respuesta! ¡El Acosador Asustará Y Enfadará A Sus Clientes Potenciales! ¡No Conoce La Diferencia Entre Ser Activo Y  Ser Agresivo!
  1. El mentiroso: El mentiroso cree que hay que conseguir todos los contactos o ventas que sea posible, incluso si eso supone sobrepasar la línea de lo que es verdad y lo que no. Tergiversa las capacidades del producto, de la compañía y de lo que la competencia puede hacer. Esto dañará la imagen de su compañía cuando al final la verdad salga a la luz.
  1. El supervisor: Cuando el supervisor está en su equipo en el stand, piensa que los demás están por debajo de él, así que se queda a un lado, y “supervisa”. No sabe que en las compañías que mejor exhiben, todos, desde el director hacia abajo, quieren participar en el stand consiguiendo mas ventas o más contactos, mejorando la imagen de la compañía.

 

Nadie es perfecto, y encontrará gente así en cualquier tipo de negocio. Lo malo es que estos comportamientos se amplifican con el estrés de exhibir en una feria o evento.

¿Ha tenido gente así en su stand? ¿Se acaba de dar cuenta de que es uno de ellos? ¿Se ha encontrado con situaciones de este tipo? ¿Hay más tipos de malos comportamientos que se haya encontrado? ¿Cómo evita que se comporten así en su stand? Le animamos a comentar sus experiencias escribiéndolas adebajo.

Fuente: 13 Bad Booth Staffers. Skyline Exhibits. Mike Timmesch. 28 agosto 2013

Deja un comentario